General Motor

Cuidados básicos de los neumaticos

Si quieres ahorrar dinero en tu coche, será indispensable que verifiques siempre que los neumáticos estén en buen estado. En caso de que necesites un taller mecánico de confianza, te recomiendo buscarlo en www.autingo.es, porque es la mejor plataforma que podrás encontrar en el mercado, y que permitirá tener siempre unos buenos resultados.

Sin embargo, para cuidar los neumáticos no bastará con tener tu coche a punto, en especial porque debes asegurarte de seguir ciertos consejos. Estos los he reunido en este post, con la finalidad de que puedas conocer más a fondo la forma en la que se deben cuidar los neumáticos.

¿Cómo cuidar los neumáticos?

Es muy importante que se le puedan dar los cuidados adecuados a los neumáticos para que estos funcionen de forma correcta. Los cuidados básicos que tendrás que darles son:

Rota los neumáticos

La rotación de los neumáticos es un punto fundamental a tener en cuenta, en especial porque así se podrán tener los resultados esperados. Muchos conductores no saben que este es un proceso que se debe hacer cada 3 a 6 meses para asegurar el rendimiento.

En todo caso, será fundamental hacer la rotación de adelante hacia atrás y viceversa, nunca se recomienda hacer la rotación de izquierda a derecha. Esto permitirá que el desgaste sea completamente parejo.

Alineación del coche

La alineación es algo fundamental para evitar los desgastes disparejos de los neumáticos, y se debe hacer en un taller especializado. Si se tiene una mala alineación los neumáticos tendrán un desgaste profundo en sus laterales.

Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que la alineación es un proceso que se hace cada año. Pero si se observa un desgaste disparejo en los laterales del coche, lo más recomendable es que se realice la alineación cuanto antes, para evitar tener que cambiar los neumáticos de forma prematura.

Presión de los neumáticos

Es básico que la presión de los neumáticos sea la adecuada para evitar un desgaste innecesario de los mismos. Se recomienda medir la presión de los neumáticos por lo menos una vez cada 15 días, para asegurarse de que es la presión óptima recomendada por el fabricante.

Una presión muy alta puede causar un gran desgaste en los neumáticos, haciendo que se deban cambiar de forma prematura. Por su parte una presión muy baja puede causarles daños irreparables a los neumáticos, y esto traerá consigo consecuencias como que se deban reemplazar incluso si no están desgastados.